domingo, 16 de marzo de 2014

TIEMPO DE CUARESMA

La Pingolla: TIEMPO DE CUARESMA, publicada el 8 de marzo de 2014.

“Yugos os quieren poner/gente de la hierba mala,/yugos que habéis de dejar/rotos sobre sus espaldas”. Así animaba Miguel Hernández a los jornaleros que debían hacer frente “al amo que no daba la peseta”, como denunciaba otro poeta más cercano a nosotros: Gabriel y Galán, el que yace enterrado en el cementerio de Guijo de Granadilla. Y los “esparragueros”, que así motejan a los vecinos de Valdeobispo, los tuvieron pero que muy bien puestos para invadir los predios de terratenientes explotadores y negreros y exigir lo que, humanamente, les pertenecía. Fatalmente, las milicias fascistas del general Franco segarían las cabezas de un buen puñado de ellos, ensangrentando y vistiendo de luto el mentado pueblo. De Valdeobispo era el padre de Víctor Retortillo Jiménez, Tío Anastasio. A Víctor le decían, en el lugar, Ti Vitu “Manteca”, y algo heredó del espíritu levantisco de los valdeobispeños. Años ha, llegaron al pueblo un par de frailes, a fin de meter en vereda a los vecinos y obligarles a cumplir con el tiempo cuaresmal. Uno de ellos era gordo como un tejón y tenía los dientes picados. El aliento le olía a una mezcla de ajos y tabaco. A Ti Vitu le llevaron a la fuerza al confesionario. Entonces, él era un mozo bizarro y resuelto. Metió la cabeza en la penumbrosa casilla y el fraile arrimó su cara a la de él y empezó a hurgar en su vida íntima. Tanto preguntaba y tanto arrimaba la cara, que Vito le espetó: “-¿peru usté qué eh, un cura o un jué y un bujarrón? La ira se apoderó del fraile y explotó como un calbote. Ti Vitu no se calló y salió con aquello de: “si loh cúrah comieran/rólluh del ríu,/no ehtarían tan górduh/loh tíuh joíuh”. Y se largó del confesionario.
El fraile lo denunció por blasfemo y le tuvieron arrestado cuatro domingos sin salir de casa y pagar una multa de 5 pesetas, que entonces era una fortuna para la gente baja. El miércoles pasado se inició la Cuaresma. Los tiempos han cambiado y ya no colocan en las puertas de los templos parroquiales la lista de vecinos, por tandas, para acudir obligatoriamente a confesarse. Pero no faltarán los casposos tercios y legiones del nacionalcatolicismo, donde forman marciales filas los implicados en los papeles de Bárcenas, los imputados en el caso Gürtel, los acogidos a la amnistía fiscal de Montoro, los del caso Noos (“a la Infanta le irá bien”, dijo Rajoy), los de los ERES fraudulentos, los de los otros casos Emperador, Palma Arena, Pokemon, Conde Roa, Baltar, Unió Mallorquina, Mercasevilla, Carlos Fabra, Andratx, Malaya, Caja Castilla-La Mancha, Palau, Pretoria, Blesa, Bankia… ¿Seguimos? Puede que, entre ellos, haya algunos bujarrones, como parecía que lo era aquel fraile de antaño, pero allá cada cual con sus inclinaciones sexuales. Eso carece de importancia, pero no sus latrocinios y sus largas, sucias y corruptas uñas. Cumplirán con la Cuaresma todos esos hipócritas meapilas y recibirán las no menos farisaicas absoluciones de clérigos acostumbrados a prevaricar. Y aquellos otros, como los de los ERE andaluces, que suelen ser más descreídos, quemarán incienso en honor de sus becerros de oro. ¡Menuda farándula cuaresmal!
“Buenos hechos y no golpes de pecho” afirma un antiguo refrán. Pero Ti Vitu “Manteca” sabía muy bien que por nuestras villas y lugares los auténticos gorilas eran los caciques, los terratenientes y las fuerzas vivas. Se golpeaban, como simios, sus pectorales y, luego, estrujaban, como a naranja valenciana, al pobre obrero. La cosa no ha cambiado tanto. Hasta en el plano internacional, en estos días cuaresmales, se dan puñadas en sus tambores prebélicos y torácicos la raposa yanki, que siempre utilizó dos varas de medir y a la que rinden pleitesía las gallinas de la OTAN y la UE, y la no menos raposa rusa. En medio, Ucrania, sirviendo de experimento a los sectarios y repugnantes intereses de unos y de otros. Y quien dice Ucrania pudo decir, hace pocas o muchas lunas, Irak, Libia, Afganistán, Siria y otros puntos del Globo. ¿Y de aquellas sangrientas dictaduras urdidas por la CÍA en Latinoamérica? España, una vez más, lamiéndole el trasero al Tío Sam, al igual que cuando el trío de las Azores.

Hoy, primer sábado de Cuaresma, exponiéndonos a ser anatematizados y excomulgados, algunos nos olvidaremos de tan macabros tambores y andaremos metidos en jarana y en harina, escuchando los tamboriles (¡qué bien suenan!) del Carnaval Jurdano. No pudo ser el pasado sábado, por aquello de la lluvia, y se ha trasladado a éste, efemérides de San Filemón y San Veremundo. Brindaré póstumamente por mi paisano Ti Vitu “Manteca”, al que le corría por las venas sangre “esparraguera” y de Los Muchachos de Santibáñez, y le pediré a los dioses de Las Hurdes que bajen de sus montañas a beber la “polienta” (vino del año) con nosotros. Su virtuosa absolución ya la tenemos de antemano, aunque se rasguen las vestiduras los puritanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada